...Veo un México con hambre y sed de justicia: Colosio



La mañana del 6 de marzo de 1994, en la explanada del Monumento a la Revolución, Luis Donaldo Colosio Murrieta sentenció: "México no quiere aventuras políticas. México no quiere saltos al vacío. México no quiere retrocesos a esquemas que estuvieron en el poder y probaron ser ineficaces. México quiere democracia, pero rechaza su perversión: la demagogia".

Era el 65 aniversario del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Toda la plana mayor del priísmo nacional estaba presente. El mensaje fue largo, pero directo. "Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley los que deberían de servirla".

Dijo: "Yo veo un México convencido de que ésta es la hora de las respuestas, un México que exige soluciones. Los problemas que enfrentamos los podemos superar".

Colosio Murrieta propuso encabezar un Gobierno para responderle a los Mexicanos, "el cambio con rumbo y con responsabilidad no puede esperar".

Bajo un intenso calor. El candidato presidencial del Revolucionario Institucional dejó en claro que era la hora de reformar el poder, para "construir un nuevo equilibrio en la vida de la República; es la hora del poder del ciudadano".

"Es la hora de la democracia en México, es la hora de la buena aplicación de la justicia, el gran instrumento para combatir el cacicazgo, para combatir los templos de poder y el abandono de nuestras comunidades".

Y fue más allá: "Es hora de cerrarle el paso al influyentismo, a la corrupción y a la impunidad".

Luis Donaldo Colosio indicó que era la hora de la nación, pero sobre todo de hacer fuerte a México, "es la hora de reafirmar los valores que nos unen. Es la hora del cambio con rumbo seguro para garantizar la paz y la tranquilidad".

Ante los diferentes sectores del PRI, el abanderado del tricolor expuso que la única continuidad que proponía era la del cambio con responsabilidad en la que no se olvide ningún ámbito de la vida nacional.

"Hoy queda claro que los cambios no pueden ser marginales ni aislados. La vía del cambio corre en igual sentido y en igual intensidad y urgencia por el campo de la política, por el campo de la economía y del bienestar social", expresó.

Asimismo, asumió el compromiso de una conducción política para la confianza; una conducción política responsable, para llevar los cambios que se requerían y con ello "cerrarle el paso a toda intención desestabilizadora, de provocación, de crisis, de enfrentamiento".

El candidato presidencial también afirmó que el mejor argumento para garantizar el cambio era la de convocar a la confianza de los mexicanos, para garantizar la paz y fortalecer la unidad, sobre todo porque "queremos un México unido, queremos un México fuerte, queremos un México soberano. Un México de libertades, un México con paz, porque son amplios los cauces de la democracia y la justicia".



* El PRI reconoce los logros, pero también sabe de las insuficiencias

El candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República en 1994 aseguró esa mañana del 6 de marzo que su partido reconocía los logros, pero también "sabe de las insuficiencias, y de los problemas pendientes".

En su mensaje pronunciado en la plaza del Monumento a la Revolución, Colosio Murrieta aseguró que el PRI reconoce que la modernización económica solo cobra verdadero sentido cuando se traduce en mayor bienestar para las familias mexicanas.

Dijo que su partido es heredero de la Revolución Mexicana y que el PRI evitó que "México cayese en un circulo vicioso de tantos países hermanos de Latinoamérica, que perdieron décadas entre anarquía y dictadura".

"La estabilidad, la paz interna, el crecimiento económico y la movilidad social, son bienes que hubieran sido inimaginables sin el PRI, pero nuestra herencia debe ser fuente de exigencia, no de complacencia, ni de inmovilismo. Solo los partidos autoritarios pretenden fundar su legitimidad en su herencia. Los partidos democráticos la ganamos diariamente".



* Que viva México, su última frase

Era miércoles, era 23 de marzo, y ése fue el último día de su vida.

Luego de un acto de campaña en La Paz, Baja California Sur, Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República, llegó a las 4 de la tarde, hora local, al aeropuerto de Tijuana y media hora después se dirigió a la colonia Lomas Taurinas, donde a las 4:35 realizó el que fuera su último acto político.

A los colonos les expresó que su "propósito es encabezar un Gobierno que esté cerca de la gente, donde la iniciativa popular sea el eje fundamental para el avance y el progreso social".

Ante la asamblea popular de los habitantes de zonas populares de Tijuana aseguró: "quiero encabezar un gobierno que sea sensible a los reclamos y a las demandas de las comunidades, de los barrios, de las colonias populares. Sé de los retos que se enfrentan en estas colonias populares".

Resaltó la importancia de la unidad, sobre lo que dijo que "con esfuerzo conjunto, con la suma de voluntades, no habrá obstáculo que no podamos vencer".

En su discurso resaltó: "sé de lo que significa vivir y realizar la labor cotidiana de todos ustedes en la fábrica, en la construcción, en el taxi, en el empleo que todos y cada uno de ustedes tienen (...) pero sé también que lo que ustedes quieren es un gobierno que promueva una economía al servicio de la gente; que promueva una economía que invierta más en la gente, que invierta más en educación para que nuestros hijos y jóvenes se preparen mejor para la competencia (...) sobre todo (que) reciban una educación que les siga transmitiendo los valores que nos identifiquen como orgullosamente mexicanos".

"Un gobierno responsable -expresó- es aquél que sirve a todos sin distingo de partidos políticos. Un gobierno responsable es el que está cerca de la gente. Un gobierno responsable es el que escucha y atiende el reclamo popular".

Así, casi al final de su discurso aseguró que "nosotros no le tememos a la competencia política. Lo que sí rechazamos es la incompetencia política".

Sus últimas palabras: ¡Que viva México!, una de las expresiones más emblemáticas entre los mexicanos, cargada de nacionalismo, pero también de cultura popular, la cual no pudo volver a pronunciar nunca más, pues solo unos minutos después, a las 5:12 pm, mientras caminaba entre la multitud, recibió dos disparos de arma e fuego, uno en la cabeza y otro en el abdomen.

Apenas unos minutos después, a las 5:20, ingresó al área de urgencias del Hospital General de Tijuana para ser intervenido quirúrgicamente, sin embargo, el esfuerzo no fue suficiente, al grado de que a las 18:55 sufrió un paro cardiorrespiratorio irreversible y, pese a los esfuerzos para reanimarlo, los médicos lo declararon muerto a las 7:45 hora local.

Video del asesinato: http://www.youtube.com/watch?v=k8Nc2pCE1bc&safe=active

Video del Discurso del 6 de Marzo de 1994: http://www.youtube.com/watch?v=ZVWiMjErc-o&safe=active


Redaccion: Por Carlos Lara / El Sol de México
Noticia e imagen extraída de:*IMAGEN: Fototeca, Hemeroteca y Biblioteca "Mario Vázquez Raña" /  http://www.oem.com.mx/oem/notas/n3332640.htm

Noticias de Tecnología

Azteca Noticias

El Mexicano

Periódico Frontera

Renuevo De Plenitud

Cine y TV

Primero Noticias


Mas Leido